Viaje al centro de la tierra: Realidad o ficción

0
640

Los libros de Jules Verne son mucho más que novelas de aventuras que el lector medio puede disfrutar, constituyen sobre todo el vehículo de la modernidad que llevó a la cultura popular los avances científicos, cuando aún estaban en proceso de desarrollo.

Jules Verne escribió diferentes géneros literarios, desde la novela histórica de aventuras, pasando por las novelas de viajes o lo que hoy denominaríamos literatura para adolescentes, pero sus obras más significativas siempre tuvieron relación, de una u otra manera, con los avances científicos de su tiempo. ¿Fue casualidad que Verne pronosticara inventos como el submarino, el cohete espacial o las ciudades modernas actuales?

Un hombre amante del saber

Entre los famosos avances descritos por Verne en sus libros están desde el futuro uso de internet, los motores eléctricos o las armas de destrucción masiva. ¿Cuál era la fuente en la que Jules Verne se informaba de estos futuros descubrimientos?

bio_preguntas
        Julio Verne en 1875. 47 años

La precisión de Verne a la hora de describir algunas de estas hazañas tecnológicas aún ahora nos asombra. En sus dos famosas novelas De la tierra a la Luna y Alrededor de la Luna el autor francés vaticinó no solamente la posibilidad de viajar al satélite, además dio detalles tan exactos como la velocidad necesaria para que un objeto escapara de la fuerza gravitatoria de la Tierra, la forma de la cápsula o la ubicación de Florida como un lugar ideal para el lanzamiento de un cohete por su posición próxima al ecuador.

Algunos han creído ver en Verne a un visionario, especulando con su supuesta pertenencia a algún tipo de orden secreta o grupo mistérico. El escritor francés siempre explicó las supuestas relaciones entre sus predicciones y la realidad como meras coincidencias, pero en realidad había mucho más detrás que meras coincidencias.

El secreto de Verne para pronosticar hecho que en su tiempo parecían portentosos tuvo su origen en el profundo conocimiento científico del autor y su preocupación por estar informado de los avances y teorías científicas de su época.

Julio Verne era un visitante habitual de la Sociedad Industrial de Amiens, donde repasaba todas las revistas científicas que caían a su alcance. El escritor además poseía una basta biblioteca con autores de ciencia como Elisée Reclus o los libros del físico François Arago, con el que tuvo una estrecha relación.

Jules Verne siempre reconoció que algunas de sus ideas partieron de teorías o ideas científicas de su tiempo, otras fueron sin duda el resultado de una mente preclara en un momento de explosión tecnológica, como fue el último cuarto del siglo XIX.

¿Por qué hacer un libro sobre un viaje al Centro de la Tierra?

Desde casi el origen del hombre se ha especulado con la posibilidad de que existiera vida en el interior del globo terráqueo. Aún en la actualidad hay defensores de estas teorías y son muchas las obras de ficción que se han realizado en este sentido.

jl_viaje_centro_tierrab
       Portada de “Viaje al centro de la Tierra”                        por Ediciones “Gato “Azul”

Desde la Biblia, donde en numerosas ocasiones se habla de la vida debajo de la Tierra, situando principalmente al infierno, aunque algunos han visto en estas referencias una simple simbología para referirse a los muertos, hasta en culturas como la griega, judía o nórdica, se ha hablado de un posible mundo intraterreno.

En el mito de Agharta, como también en el Shambala, se hacen referencia a una vida intraterrestre. Algunos de los defensores de estas teorías fueron sobre todos la Sociedad Teosofica y su idea del Rey del Mundo. La vidente rusa Madame Blavatsky fue una de las principales difusoras de estas ideas, además de la teoría de la exaltación de una raza superior, la raza aria, que apoyaría algunas teorías racistas posteriores. Ya hablaremos de la relación entre la teosofía y los nazis, en la parte final de este artículo.

Otras teorías sobre el origen hueco de la tierra se pueden observar en el mito de la Cueva de los Tayos o la Puerta del infierno de San Patricio.

Algunos escritores y científicos han querido relacionar la existencia de la tierra hueca con la Atlántica, Hiperbórea o incluso con Lemuria.

También algunos hombres de ciencia como Edmond Halley en el siglo XVII, XVIII, XIX y XX, además de otros científicos como Sir John Leslie, John Cleves Symmes Jr. o el matemático egipcio Mostada Abdelkader han apuntado teorías sobre vida en interior del globo terráqueo.

Otros de los debates eternos entre los partidarios de la Tierra Hueca ha sido la búsqueda de la posible entrada a ese territorio inexplorado.

Para esta entrada se han barajado varios posibles lugares, como la teoría de que una posible entrada fuera el pozo de Kola en Siberia, uno de los más profundos de la Tierra.

¿Dónde se inspiró Jules Verne para escribir su obra?

El autor francés pudo tener diferentes fuentes en las que basar su libro. Desde la obra de Ludvig Holberg publicada a mediados del siglo XVIII Nicolai Klimii iter subrerraneum. También la obra de Edgar Allan Poe La narración de Arthur Gordon Pym, en el que se hace referencia a este tema.

Al poco de salir la obra, Leon Delmas acusó a Jules Verne de plagio al anunciar que había escrito varios relatos con el seudónimo de René Pont-Jest, en el que describía el centro de la Tierra de una manera similar al escritor francés, pero la acusación fue desestimada en un juicio efectuado en 1877.

La verdadera inspiración de Verne pudo surgir de la lectura de un libro escrito por Chales Lyell titulado Geological Evidences of the Antiquity of Man y del la obra del autor Lyell´s Principles of Geology.

¿Los nazis pudieron estar interesados en investigar el Viaje al Centro de la Tierra de Jules Verne?

Apuntábamos al principio de este artículo la fascinación que tuvo la Sociedad Teosofica con la idea de la Tierra Hueca. Una rama de la Teosofía denominada la Ariosofía triunfó en Viena y Munich en los años veinte del pasado siglo. Algunos personajes como Guido Von List o Jörn Lanz von Liebenfels difundieron estas ideas entre la alta burguesía y la aristocracia alemana.

Mision-Verne-Mario-Escobar
            Portada de “Misión Verne”, novela                         del escritor español Mario Escobar

Una de las sociedad surgidas al albor de estas teorías fue la famosa Sociedad Thule a la que pertenecían algunos de los miembros fundadores del Partido Nazi. También se creó en esta época la revista Ostara de la que un joven Adolf Hitler fue habido lector.

Tras la fundación del Tercer Reich, las SS gobernadas por Himmler crearon la famosa sociedad científica Ahnenerbe, una institución formada para descubrir el origen de la raza aria y que se encargó, entre otras cosas, de desentrañar algunos de los misterios de la humanidad. La Ahnenerbe investigó entre otras cosas la posible vida en el interior de la Tierra, de la que Himmler estaba completamente convencido y donde situaba el posible origen de la raza aria.

En el año 1938 los nazis organizaron un viaje a Islandia que tuvo que ser cancelado. Oficialmente deseaban viajar a la isla para investigar el folklore y cultura islandesa, pero ¿podían tener algunas intenciones oculta en este viaje?

Los nazis intentaron regresar a la isla en 1940, pero la ocupación de esta por los británicos hizo que se abortara la misión. Nunca sabremos con total seguridad si las intenciones de los nazis fueron descubrir una posible entrada al Centro de la Tierra, pero esa posibilidad es muy factible. En mi novela Misión Verne, publicada con gran éxito en Amazon, intenté desarrollar esta hipótesis y descubrir si realmente hubo un viaje al Centro de la Tierra organizado por las SS durante la Segunda Guerra Mundial.

No hay comentarios

Dejar respuesta