en

Tesla sabe que vender coches no deja ganancia y se entraga al Bitcoin

La predicción está hecha y es contra Tesla, es lo que manifestó Michael Burry en su cuenta de Twitter, y no, no estamos hablando de un vidente o lector de cartas del Tarot, Burry es el financiero más famoso del mundo luego de predecir la crisis hipotecaria ocurrida en 2008 que causó un colapso en la economía estadounidense y fue motivo de inspiración para el filme «The Big Shot» protagonizada por Christian Bale en 2015.

Su gran conocimiento y habilidad por predecir tendencias a través de un mar de números es lo que lo llevó a la fama, y ahora ha regresado para decirnos que el valor de Tesla tiene los dias contados y por eso hizo sus apuestas en contra de la compañía de autos eléctricos en la bolsa de valores.

Haciendo uso de la técnica «opción put», donde se obtienen beneficios cuando se vende un activo que está a punto de caer en el mercado, en este caso fueron 534 millones de dólares equivalentes a  800.100 acciones de Tesla, según un informe de la Comisión de Bolsa y Valores.

Lo interesante es no se basó en una tendencia a la caída del valor del Tesla, todo lo contrario, Tesla incrementó su capital a 60 mil millones de dólares, equivalente a dos compañías de Hershey’s, o tres compañías de Etsy, cuatro compañías de Domino’s, una cantidad que le ha parecido absurdo y que era cuestión de tiempo para que «explotara la burbuja», añadiendo en su tweet «disfrútenlo mientras puedan.»

La polémica hizo que Burry recibiera advertencias y terminó por dejar de postear, y todos lo creían un loco luego de que Tesla diera una increíble alza ocho veces seguidas en sus acciones, logrando el valor más alto histórico de 883 dólares a finales de enero de este 2021, sin embargo, poco tiempo después comenzaron las bajas.

Tesla inició abril con una pérdida del 16% a comparación de enero de 2021, aun así no es motivo de pánico siendo que aún está por encima de los 700 mil millones de euros, equivalentes al valor de General Motors y Ford juntos, pero aquí viene lo interesante, incluso cuando Tesla representa cuatro veces la ganancia de Toyota, la empresa de coches eléctricos apenas vendió la mitad.

Este 2020 Toyota cerró con cerca de 10 millones de autos vendidos, mientras que Tesla apenas realizó 500.000 ventas ese mismo año, lo que significa que apenas y le está sacando ganancia a la venta de sus automóviles, ¿entonces de dónde saca toda esa ganancia?

El secreto detrás de las grandes ganancias de Tesla: Venta de Bitcoins

Fue durante febrero que Tesla comenzó a hacer más evidente su favoritismo por la criptomoneda, especialmente luego de anunciar su compra de Bitcoins equivalentes a 1.5 millones de dólares, y como la cereza del pastel, también dieron a conocer que la compañía estaba dispuesta a aceptar esta moneda digital como método de pago oficial para comprar sus automóviles.

Pero no solamente se hizo de su mina de oro digital, poco tiempo después anunció que vendió cierto porcentaje de sus criptomonedas obteniendo una ganancia de 100 millones de dólares aprovechando un repunte en su valor. Una cifra a la que también se le debe sumar su venta regular de automóviles y el lanzamiento de productos como el más reciente Autopilot, se ha encargado de obtener ganancias de más de una fuente.

De acuerdo a lo anunciado por la compañía, el valor de los Bitcoin que vendieron, tuvieron un valor de adquisición de 272 millones de dólares, pero luego de aumentar su valor y haberlos vendido, su valor aumentaron a 101 millones de dólares, coste que adquirió a finales del primer trimestre del año, a tan solo mes y medio de haberlos adquirido.

Tesla abriría el mes de mayo con cerca 1.331 millones de dólares con algo que llamaron «activos digitales», sin embargo no especifican si necesariamente se trata de Bitcoins aunque es lo más probable, y de acuerdo a las declaraciones del director financiero de Tesla, Zack Kirkhorn, esta tendencia continuará por un tiempo más, ya que ha manifestado apostar por la moneda digital y su crecimiento a largo plazo.

El reporte financiero de Tesla ha transparentado que durante los primeros tres meses de lo que va el 2021, ha obtenido ingresos superiores a 10.400 millones de dólares, además de ganancias que llegan a los 438 millones. Eso no es todo, esto se ha convertido en tendencia al menos en los últimos siete trimestres fiscales, manteniendo los números en alto y funcionando aunque no provenga todo necesariamente de su producción.

Se dice que apenas 518 millones de dólares son de hecho las ganancias por la venta de sus vehículos, y no se trata de holgazanería o algo similar, se trata de las limitantes que tiene toda compañía de venta de vehículos en razón a la cantidad con la contaminación que generan. Es decir, ahora ya no se venden automóviles de forma desmedida, así que para evitar la contaminación por sobrepoblación de carros, los gobiernos les ponen un tope de ventas dependiendo del tipo de vehículo.

Si bien Tesla está cumpliendo con las normas ambientales al limitar la cantidad de ventas de sus autos por muy eléctricos que sean, lo viene a echar todo este intento al generar sus ganancias con una de las industrias más contaminantes que hay: la minería de bitcoins.

Sin embargo, la predicción se está cumpliendo y Tesla sufre pérdidas «en segundo plano»

Aunque todo parece oro y joyas en Tesla, la realidad es que la compañía en sí está sufriendo un declive sin que lo veamos directamente. Apenas sus ganancias globales ente autos eléctricos, baterías y otros servicios, representan apenas el 1% de las ganancias.

Y esa poca ganancia tampoco está garantizada, pues solo falte que la competencia (muy activa actualmente) venda más autos eléctricos que Tesla para hacer que esas ganancias desaparezcan.

Gordon Johnson, de GLJ Research, analiza la situación y está convencido de que Tesla de hecho, está perdiendo dinero vendiendo automóviles, y prácticamente su fuente de ganancias se los debe a la venta de sus créditos, créditos que están desapareciendo poco a poco. Y no es el único con esta idea, de hecho los ejecutivos de Tesla lo han dicho antes: no pueden seguir confiando en esa fuente de ganancias.

Lo que antes fue el más grande pionero de los coches eléctricos modernos en el mundo, ahora ha sido puesto a un lado por el mercado cada vez más creciente en Estados Unidos, Europa Occidental y próximamente China. Además, las compañías que antes no representaban una competencia como Ford, Volkswagen y General Motors, también han comenzado a iniciarse en este mercado.

Por ahora, Tesla está teniendo sus mejores ventas en China, y obviamente el país más tecnológico del mundo actual no se iba a quedar fuera del juego, y tras ver la gran aceptación de estos vehículos extranjeros, ya han aparecido los primeros modelos nacionales eléctricos que no tienen nada que envidiarle a Tesla.

Musk abre los ojos y de repente piensa que Bitcoin no es tan buena como lo pintan

Ha dejado perplejo al mundo luego de que Musk, de la nada, anunciara en sus redes sociales que siempre no, el Bitcoin ya no será una forma de pago para adquirís sus automóviles, según señaló a finales de mayo.

Este anuncio causó que la criptomoneda se tambaleara por varias horas, desplomándose su valor, y también causó un gran revuelo considerando la relación de amor que tiene el empresario con los bitcoins, su mayor fuente de ingresos y al que le tiene demasiada fe.

De acuerdo con el anuncio en Twitter, Musk desconocía hasta el momento el gran impacto ambiental que las criptomonedas significan, minar esta moneda digital significa gastar una cantidad impresionante de energía eléctrica, energía que se genera a través de procesos altamente contaminantes.

Musk manifiesta estar comprometido con la misión de su empresa de brindar opciones sostenibles para el medio ambiente con coches eléctricos, y que es contraproducente que una de las formas de pago de estos vehículos contamine igual o incluso más que un vehículo a gasolina.

Sin embargo, no se ha manifestado con la misma solidaridad con la madre naturaleza en cuanto a su negocio oculto de compra-venta de activos digitales de Bitcoin. Y es que seguramente solo está tratando de quedar bien con las autoridades ecológicas que las regulan y nada más.