Thomas Roch, el científico demente

0
296

Verne tuvo una religión: la ciencia. Sus personajes más acabados son los sabios. El autor idolatra por igual medida al científico de gabinete, como lo fue él, que al investigador que va a las mismas fuentes para explicar el fenómeno o descubrir el lugar geográfico. Entre los sabios de sus novelas encontramos a eruditos distraídos, amables humanistas, sombríos vengadores e incluso hasta crueles villanos, pero ninguno es intrascendente. Thomas Roch, personaje principal de Ante la bandera es uno de sus científicos de laboratorio que son arrojados a la aventura en contra de su voluntad. Verne lo describe como un genio inventor cuyo «nombre era conocido en la ciencia y ocupaba uno de los lugares predominantes en el mundo de los sabios». Sin embargo, «no cabía duda que se encontraba bajo la influencia de una enfermedad mental; pero hasta entonces, los doctores no habían notado en él una perturbación definitiva de sus facultades intelectuales».

roch_001
¡Tengo aquí con qué aniquilarlos, Simón Hart! Y al hablar así, el inventor agita el tubo de cristal que sostiene en la mano

Thomas Roch es el héroe trágico del relato y su carácter está inspirado en el químico francés Eugène Turpin, creador del explosivo llamado melinita. Este sabio pretende vender a las potencias militares su nuevo descubrimiento, el Fulgurador, una terrible arma de destrucción masiva; pero demanda un precio tan alto que ningún país puede comprar su nuevo explosivo. Rechazado y escarnecido, el inventor cae en la locura, siendo internado en un instituto psiquiátrico donde es secuestrado y obligado a trabajar bajo las órdenes de un pirata que ambiciona el Fulgurador para conquistar el mundo. A pesar de sus trastornos, su patriotismo aflora en el momento cumbre en que debe usar el invento contra un buque de guerra francés, no dudando en sacrificar la vida en su propósito por destruir el arma, la isla y los piratas.

Durante el tiempo de reclusión, Thomas Roch es espiado por el ingeniero Simón Hart, un compatriota suyo que espera develar el secreto de su invento para conservarlo como propiedad de su nación. Hart expone también el espíritu de lealtad a su tierra a lo largo de su cautiverio y es testigo del acto heroico del científico que termina por salvarle la vida.

roch_002
Mientras el ingeniero Serko mide con precisión la marcha del buque, Thomas Roch se instala en el caballete que sostiene los tres artefactos cargados con el explosivo

La abnegada hazaña de Thomas Roch al inmolarse por su patria, lo convierte en una versión moderna del general Coriolano, personaje de Shakespeare que tras ser desterrado de Roma, dirige un asalto a la ciudad, el cual es evitado cuando accede ante los ruegos de su madre; no obstante, su arrepentimiento le conducirá a la muerte. Tanto Roch como Coriolano representan al auténtico patriota, ya que ambos recapacitan en un momento de lucidez al dejar de lado sus rencores iniciales y ofrendando la vida en reparo de una traición imperdonable.

Compartir
Artículo anteriorEl conde Franz de Télek
Artículo siguienteLos hermanos Kip
(Lima, Perú, 1977). Vice-presidente de la Sociedad Hispánica Jules Verne. Ingeniero Industrial. Docente pre-universitario de Matemática. Desde 2004 es propietario y administrador del sitio web "Julio Verne, el más desconocido de los hombres". Es uno de los vernianos más activos en Latinoamérica. Ha escrito artículos sobre el autor que ha publicado en su sitio. También ha traducido al castellano varios textos inéditos del novelista francés.

No hay comentarios

Dejar respuesta