Robur, el conquistador de los aires

1
608

La inspiración para crear a Robur le llegó a Verne por medio de su amigo Nadar, piloto de aerostáticos, que lo había convencido hacía más de veinte años a que se uniera a una sociedad que apoyaba los experimentos de vuelo con unas increíbles máquinas como los helicópteros a vapor. Pero la idea de volar ya era perseguida por muchos científicos, y a pesar que Verne no era partidario de los globos dirigibles, la fe de Nadar lo hizo crear una nave aérea fantástica a la que bautizó Albatros.

Verne, aficionado de los enigmas, solía utilizar palabras del latín para darle nombre a sus personajes. Al igual que Nemo significa «Nadie», Robur significa «Roble», que denota poder y fuerza. La robustez nata con la que Verne crea a su protagonista, la deja notar cuando él mismo se presenta ante la asamblea del Weldon Institute: «Ciudadanos de los Estados Unidos de América, me llamo Robur. Soy digno de ese nombre. Tengo 40 años, y poseo una constitución de hierro, una salud a toda prueba y una gran fuerza muscular.»

robur_001
El progreso no está en los globos aerostáticos, ciudadanos globistas: está en los aparatos volantes. ¡El pájaro vuela, y no es un globo, es una máquina!

Robur, a diferencia del capitán Nemo, es un personaje que no pretende conquistar los mares, sino los cielos. Antes de Robur, los inventores de las historias de Verne habían sido sabios de loables intenciones, pero el creador del Albatros será maléfico, y aunque les revela a sus prisioneros las maravillas del mundo vistas desde el cielo, tiene la declarada intención de no liberarlos. ¿Y con qué derecho? ¡Con el derecho del más fuerte!

Robur es un gran sabio inventor pero a la vez resentido con una humanidad mezquina y violenta, que enfoca el progreso hacia la guerra y la explotación. Es por eso que desarrolla su invento en secreto y recluta su tripulación de entera confianza, jactándose de su poder tecnológico, no dudando en utilizarlo cuando le apetezca. Uno de sus rasgos característicos es el afán de individualización y el de ir en contra de la sociedad. Esta conducta lo convierte en un ser ermitaño y muy sensible ante toda intromisión o cuestionamiento del exterior, moviéndose en la delgada línea entre el afán de libertad y el crimen.

robur_002
Honorables globistas, se encuentran ahora en libertad para andar por donde les plazca dentro de los límites del Albatros

Ese micro mundo creado por el enigmático Robur, en los cielos, sin fronteras, es un pensamiento impresionante del escritor, que en aquella época, de mediados de siglo XIX, contrastaba con las ideas políticas. Se trata pues, del alegato antibelicista de un idealista y soñador que pregona con su ideología, una crítica a la política de aquel entonces, una fantasía, la de volar, que sólo podía hacerse en globo en esos años, y que el Albatros, su portentosa máquina voladora lo haría realidad.

Compartir
Artículo anteriorOlivier Sinclair, viajero, pintor y poeta
Artículo siguienteLos criminales hermanos Texar
(Lima, Perú, 1977). Vice-presidente de la Sociedad Hispánica Jules Verne. Ingeniero Industrial. Docente pre-universitario de Matemática. Desde 2004 es propietario y administrador del sitio web "Julio Verne, el más desconocido de los hombres". Es uno de los vernianos más activos en Latinoamérica. Ha escrito artículos sobre el autor que ha publicado en su sitio. También ha traducido al castellano varios textos inéditos del novelista francés.

1 Comentario

Dejar respuesta