Miguel Strogoff

1
3739

Una invasión tártara novelada

    «Estoy metido en el libro de lleno y con una pasión que pocas veces suelo sentir ¡El tema es espléndido y da pie a situaciones que me parecen bellísimas!», le escribe Julio Verne entusiasmado al editor Hetzel, refiriéndose a El correo del zar, su nueva obra inspirada en la geografía rusa. «¡Voy tan lanzado por Siberia que no me puedo detener ni un día! Sí, me parece que todo va bien y sigo en ello con pasión», le añade en otra misiva. Pero, mientras Verne trabaja con denuedo para dar credibilidad a su ambicioso fresco de la Rusia zarista; su agudo editor, quien tenía puestas grandes esperanzas en el libro, pensaba también en sus suscriptores rusos, pues deseaba que la novela les gustase y temía que los ofendiese.
Verne, a quien le preocupaban tanto como a Hetzel las posibles dificultades políticas, decidió visitar junto con su editor, al embajador ruso en París para someter el texto a su aprobación. El príncipe Orloff no mostró aprensión alguna, aunque les sugirió que era mejor cambiar el título «por precaución». Ambos habían contado también con el privilegio de que lo leyese el ilustre escritor ruso Iván Turgueniev, amigo y consejero literario de Hetzel. La vasta documentación que Verne transmite sobre la historia y geografía rusa, así como de las costumbres de los pueblos rusos y siberianos, tomada de las fuentes contemporáneas más fidedignas, era tan precisa que el propio Turgueniev tampoco le halló objeciones a la novela.

mstrogoff01
Verne imaginó una invasión tártara a Rusia para la creación de su exitosa novela Miguel Strogoff

    Cada día más prudente y atento a sus intereses comerciales, Hetzel le obligó a Verne a eliminar «todo cuanto pudiera atribuirse al zar actual o a su padre», así como a sustituir el título inicial de El correo del zar por el de Miguel Strogoff. De ahí que el libro tomó ese nombre, aunque ello no impidió que se presentase al protagonista desde el principio de la historia como correo del zar. En varias cartas a Hetzel sobre este asunto se nota claramente la irritación del autor, sólo refrenada por su cariño y respeto al editor. Pero éste, convencido que tiene al alcance de la mano una novela excelente, brinda sus propias aportaciones, motivado en gran parte por la convicción de que es necesario incluir personajes e incidentes «graciosos» para templar la ardua misión del mensajero.
Aunque ha aceptado, a pesar suyo, cambiar el título original de su obra, Verne no está dispuesto a ceder en lo tocante a la invasión tártara en que está basada la novela. Hetzel, inquieto además por las repercusiones que pudiera tener la publicación del relato en los momentos en que la diplomacia francesa intentaba una aproximación a Rusia, le sugiere al escritor que incluyera un prólogo, en donde advierta a los lectores de que se trataba de una novela de imaginación. El autor opina que ese prólogo puede aparecer en la revista, e incluso en la traducción al ruso, pero se niega a que se incluya semejante advertencia en la edición francesa del libro, sustentando «que está en el ejercicio de sus derechos de autor».
En pocas ocasiones Verne se declaró rebelde ante su «padre espiritual». Ya se había mostrado condescendiente en suprimir toda referencia aparente al zar actual, Alejandro II, o al padre de éste, Nicolás I, pero reivindicaba su derecho a publicar sucesos que le consta estaban probados, apartándose de la realidad excepcionalmente, sólo con el fin de suavizar las críticas de los viajeros al régimen autocrático de Rusia. Su tenacidad le daría la razón, ya que el éxito del libro fue fulgurante y preparó el terreno a uno de los mayores éxitos teatrales de todos los tiempos, amén de aportarle sus mayores ingresos económicos junto con La vuelta al mundo ochenta días.

Características y estructura de la obra

    Miguel Strogoff fue publicada por entregas sucesivas en el Magasin d’Education et de Récréation del 1 de enero al 15 de diciembre de 1876. Entretanto, apareció como libro en dos tomos: el primero en el verano de ese año y el segundo en otoño. En noviembre se publica en volumen doble bajo el título: Miguel Strogoff. De Moscú a Irkutsk, junto con Un drama en México, el primer cuento de juventud del autor. Escrita entre 1874 y 1875, Miguel Strogoff inicia el ciclo de novelas en las que Verne se apoya en la historia, dando un giro a sus acostumbradas novelas científicas. En este caso, fija su atención en la expansión zarista en Asia, con los conflictos entre Rusia y los janatos de Bujara y Jiva en el Turquestán.

mstrogoff02
Miguel Strogoff sometido ante Iván Ogareff y los tártaros

    El relato desarrolla la invasión a Irkutsk, ciudad principal de Siberia, gobernada por el gran duque, hermano del zar, por parte de una legión de tártaros encabezados por el personaje ficticio Feofar Khan y por el traidor ruso Iván Ogareff.
Tras el corte de la línea telegráfica por los rebeldes, el zar que gobierna en Rusia decide enviar un importante mensaje en secreto al gran duque, advirtiéndole del peligro inminente que lo amenaza. Esta misión es suicida, pues el hombre que la lleve a cabo tendrá que cruzar las líneas enemigas tártaras a través de la estepa, exponiéndose a ser capturado en un largo trayecto que lo llevará de extremo a extremo de la Rusia imperial.
El capitán del grupo de correos del zar, Miguel Strogoff, será el oficial encargado de recorrer más de 5500 kms hasta Irkutsk para entregarle la carta al gran duque. En su recorrido conocerá a Nadia, una bella joven que también viaja a Irkutsk a reunirse con su padre, convirtiéndose en su incondicional compañera. También conoceremos a las gentes de todos los rincones del camino que recorren Strogoff y Nadia, y nos veremos sumergidos con ellos en la acción. Julio Verne añade la virtud de aliviar la tensión narrativa, con las ocurrencias de los corresponsales de guerra de las potencias occidentales de la época, el periodista francés Alcide Jolivet junto al inglés Harry Blount, quienes viajan hacia Siberia persiguiendo la noticia.

mstrogoff03
Curd Jürgens en 1956 interpretando a Miguel Strogoff, en una de las mejores adaptaciones cinematográficas basadas en el libro

     Durante su arriesgado viaje, Miguel Strogoff seguirá una ruta definida pero repleta de sobresaltos, mientras que el traidor Iván Ogareff va tras sus pasos con eventual calma y los reporteros europeos marchan libremente recopilando información para sus periódicos. Todos ellos viajan a lo largo de Siberia al mismo tiempo, por rutas similares pero no iguales y con distinta capacidad de adaptación, lo que los lleva a entrecruzarse en un sinfín de aventuras.
Miguel Strogoff es una novela épica, en donde el viaje argumental se convierte en un viaje iniciático para el protagonista. El lector que sigue de cerca las peripecias de Strogoff, ya irremisiblemente atrapado desde el momento culminante en que soporta un sable al rojo vivo pasar por delante de sus ojos, acompaña al correo del zar por las invadidas estepas siberianas, compartiendo junto a él su valentía. Se trata, sin dudas, de una narración de aventuras llena de acción trepidante y sostenida hasta el final, concebida para entretener al lector y embarcarlo en un fascinante viaje a través de la Rusia zarista de finales del siglo XIX.

Personajes principales

  1. Miguel Strogoff. 30 años, de origen siberiano, era el más intrépido oficial del correo imperial, el único capaz de cumplir la arriesgada misión encomendada por el zar de Rusia.

  2. Nadia Fedor, nacida en Riga, es una joven livonia que viaja con Strogoff hasta Irkutsk para reencontrarse con su padre. Será los «ojos» del correo del zar cuando éste quede ciego.

  3. Alcide Jolivet, periodista francés originario de Provenza que mantiene en reserva para qué diario trabaja durante todo su viaje con los protagonistas hasta Siberia.

  4. Harry Blount, corresponsal de guerra inglés, oriundo de Lancashire, que trabaja para el reconocido Daily Telegraph. Aunque viaja junto a Alcide Jolivet, ve en el francés al competidor que acabará por anticiparle las noticias.

  5. Iván Ogareff, ex oficial ruso degradado por conspiración contra el imperio. Tras ser indultado, organiza una sublevación contra el zar, apoyado de jefes tártaros dispuestos a lanzar sus hordas sobre las provincias siberianas.

  6. Feofar Khan, emir de Bujara, y principal colaborador de Ogareff, es el máximo jefe de las legiones tártaras que se lanzan contra la ciudad de Irkutsk.

  7. Sangarra, gitana y confidente de Ogareff durante su recorrido hacia Siberia.

Portadas de ediciones francesas

mstrogoff05b

Portadas de ediciones castellanas

mstrogoff04b

El argumento

    Cuando se realizaba una fiesta en el Palacio Nuevo de Rusia, el zar recibe la mala noticia de que una invasión tártara amenaza el imperio. Las hordas sublevadas se dirigen a Siberia, gobernada por el gran duque, hermano del zar, con la intención de apoderarse de Irkutsk, principal ciudad de la región, a fin de tomar el control absoluto de la Rusia oriental. A su paso, los vándalos insurrectos arrasan con los pueblos y vencen a las tropas imperiales, desatando el pánico entre la población.
El líder tártaro Feofar Khan, proveniente de las lejanas comarcas del Turquestán, tiene por aliado al traidor Iván Ogareff, un ex oficial ruso degradado por haber conspirado contra el imperio, cuya ambición era el vengarse del zar y el gran duque, accediendo al poder por medio de una sublevación mongola. El gran duque desconoce que Ogareff es un mortal enemigo que viajará a Irkutsk bajo nombre falso a ofrecerle sus servicios, ganándose su confianza y facilitando la entrada de los tártaros quienes lo tomarán por rehén. Conocida las intenciones de los jefes invasores, el zar decide de inmediato advertir a su hermano de que un complot se prepara contra él.
Pero las líneas telegráficas, estratégicamente cortadas, lo obligan a conferir el envío de su mensaje al mejor de sus carteros. En el cuerpo de correos de la guardia imperial sólo existe un hombre capaz de llevar el comunicado real: el capitán Miguel Strogoff, nacido en Siberia y conocedor de la zona convulsionada. De Miguel Strogoff le dicen al zar que es hombre que no conoce el miedo y que soporta el frío, el hambre, la sed y el cansancio; en resumen, un héroe consumado que va a mostrarse digno de la confianza que en él se ha depositado.

mstrogoff06b
a) El zar le encarga a Miguel Strogoff entregar un mensaje secreto al gran duque b) ¡Hijo mío! exclama ansiosa la anciana Marfa al reconocer a Miguel Strogoff

    Pero el mensajero es consciente de los peligros de la misión: el largo y duro viaje en secreto a través de Rusia y Siberia hasta Irkutsk, la crueldad de los tártaros y el cuidado que debe tener con el traidor Ogareff, pero acepta la misión motivado por su lealtad al zar. Para el viaje se le otorga una credencial para obtener caballos, subir a un tren o a un barco o cualquier medio que le facilite la travesía. Así, disfrazado de comerciante y adoptando la identidad de Nicolás Korpanoff, el correo sube al tren que se dirige al este, y allí conoce a Nadia Fedor, una bella joven que va en busca de su padre residente en Irkutsk, quien ha sido acusado injustamente de conspiración.
También se conocerá con los corresponsales de guerra, el inglés Harry Blount del Daily Telegraph, y el francés Alcide Jolivet quien dice escribir para su «prima Madelaine». Ambos siguen la misma ruta de Strogoff, separándose y reencontrándose a lo largo del camino a Siberia. Todos ellos afrontarán muchos peligros como un oso salvaje, una tormenta, un precipicio en medio de un acantilado, y a las tropas de Ogareff. Otra dura prueba para Strogoff es la prohibición de visitar a su anciana madre cuando pase por el pueblo natal donde vivió su infancia, a riesgo de ser identificado; y aunque no planeaba encontrar a su madre ahí, así fue. Cuando Marfa Strogoff lo reconoce en una posada y lo llama «hijo», huye raudo negando que fuera su madre y que se llamaba Nicolás Koparnoff. Pero al irse, Ogareff toma prisionera a la anciana luego de ser informado por la gitana Sangarra, su confidente que había presenciado la escena.
A pesar de su entrega y valentía, el correo es capturado por las tropas tártaras siendo incorporado a un gran número de prisioneros entre los que se encuentran Nadia y su madre. Advertido Ogareff de la presencia de Strogoff en el campamento, el traidor azotó a Marfa hasta que su hijo indignado salió a defenderla, revelando su incógnito. Al ser acusado de espía, Feofar Khan, tras consultar el Corán, leyó: «Y no verá más las cosas de la tierra». Con este versículo, el emir de Bujara había dictado su sentencia: perdería la vista en la tortura tártara. Strogoff «queda ciego» al recibir un sable al rojo vivo pasar por delante de sus ojos. A partir de ese momento, es la joven y animosa Nadia, que el correo había tomado bajo su protección, haciéndola pasar por su hermana, quien lo guiará en adelante a concluir su misión.

mstrogoff07b
a) El correo del zar capturado, antes de recibir la tortura tártara b) Strogoff hiere mortalmente al traidor Ogareff tras batirse en duelo

    Sin embargo, ambos logran escapar y continúan su camino hacia Irkutsk con la ayuda de Nicolás, un amigo al que posteriormente enterrarán, tras ser asesinado por los tártaros. Antes de su llegada, Ogareff se les adelanta haciéndose pasar por el correo del zar. Hizo llamar al gran duque para darle una carta falsa, la cual decía que en vez de proteger Irkutsk, la entregue a los Khanes mongoles. El gobernador se niega y forma un ejército, apoyado por algunos desterrados entre los que está Wassili Fedor, el padre de Nadia, con quienes se enfrenta a la turba invasora.
Luego de sortear muchos inconvenientes, Strogoff llega por fin a Irkutsk, que estaba envuelta en llamas, y penetra en el palacio del gran duque junto con Nadia, en donde se encontraba Iván Ogareff. Es en ese momento donde se descubre que Miguel no estaba ciego, pues resultó que al ver a su madre antes de la tortura, le brotaron lágrimas que se interpusieron entre el párpado y la pupila cuando le apoyaron el sable al rojo vivo sobre sus ojos, por lo que no fue afectado realmente de la vista; pero el fingir ceguera le sirvió para llegar más deprisa a su destino.
Nadia es la primera en cruzarse con Ogareff en el palacio, pero antes de que éste la asesine para no delatarlo, aparece resuelto el correo del zar para batirse en duelo con el traidor. Ambos encarnizan un feroz combate que acaba con la vida del antiguo oficial degradado, terminando con sus ambiciones de poder. Después de aclarar los hechos ante el gran duque, Strogoff es condecorado con la Cruz de San Jorge y contrae nupcias con Nadia, con quien parte hacia San Petersburgo en Moscú para vivir allí con la bendición de Marfa y Wassili.

Éxito de teatro

    En 1880, la posición económica de Verne se afianzó cuando Miguel Strogoff es adaptada a la escena por el experimentado dramaturgo Adolphe d’Ennery, con quien el autor ya había trabajado en otras obras de teatro basadas en sus relatos. Ambos colaboraban por cartas, mostrándose una fluida correspondencia en la que se aprecia la preocupación del novelista en hacer que se reproduzca fielmente en las tablas, algunas de las escenas de su libro que él creía complicadas de realizar.

mstrogoff08b
Afiches publicitarios en 1880 del teatro Châtelet para la representación de su pieza estelar Miguel Strogoff

    La pieza compuesta de cinco actos y escrita entre 1876 y 1880, fue escenificada más de 2500 veces en París entre 1880 y 1939 y 53 veces en Amiens entre 1882 y 1900. En ella, Julio Verne colabora tanto en el montaje como en la forma literaria, pues a d’Ennery le escribe: «Sé perfectamente que nunca le han agradado a usted en exceso los panoramas cambiantes, o bien me doy cuenta de que, aunque en una novela puede pasar cualquier cosa, no sucede lo mismo en el teatro, no obstante, creo que si lo intentáramos, podríamos ir aún más allá».
La calidad de la puesta en escena fue de tal envergadura, que el periodista Gordon Jones en una entrevista le comenta al propio Verne que «la inmensa escena del teatro Châtelet permite la representación de la pieza a una escala magnífica. En una oportunidad había más de trescientos actores en escena, muchos de ellos montados en caballos». Así, durante más de 50 años, el teatro Châtelet conseguirá llenar siempre las salas, reponiendo la obra en forma paralela con La vuelta al mundo en ochenta días.

Bibliografía

 

Compartir
Artículo anteriorEl Chancellor. Diario del pasajero J.R. Kazallon
Artículo siguienteEl romántico rayo verde
(Lima, Perú, 1977). Vice-presidente de la Sociedad Hispánica Jules Verne. Ingeniero Industrial. Docente pre-universitario de Matemática. Desde 2004 es propietario y administrador del sitio web "Julio Verne, el más desconocido de los hombres". Es uno de los vernianos más activos en Latinoamérica. Ha escrito artículos sobre el autor que ha publicado en su sitio. También ha traducido al castellano varios textos inéditos del novelista francés.

1 Comentario

  1. ¡Hola, desde España! Me estoy leyendo la edición en castellano de la editorial Vilmar que aparece en la foto de este artículo, pero no sé si es una edición reducida(juvenil) o la obra íntegra ya que son sólo 162 páginas. ¿Serían tan amables de aclarármelo? un saludo.

Dejar respuesta