Jules Verne (1828-1905)

1
1789

    Jules Verne, considerado el más célebre autor de libros de aventuras y anticipación científica, fue el mayor de los cinco hijos de Pierre Verne, un abogado provinciano, y de su esposa Sophie Allotte de la Fuÿe, miembro de una familia de armadores bretones y escoceses enriquecidos con el comercio colonial.

Verne_1852_03
  Jules Verne en 1852. 24 años
Nació el 8 de febrero de 1828, en la ciudad portuaria de Nantes, en la costa occidental de Francia, más concretamente en Feydeau, un islote arenoso anclado antiguamente en la desembocadura del río Loira. La gran actividad marítima de Nantes, uno de los más importantes puertos del Atlántico Norte en el siglo XIX, contribuyó a forjar, desde la infancia de Jules, su característico espíritu de aventura y exploración. Por su condición de primogénito, y según la costumbre de la época, Jules estuvo destinado desde su nacimiento a suceder a su severo padre en la carrera judicial. Así, en 1848, a sus veinte años, fue enviado a estudiar Derecho en París. Pero lo que a él le gustaba era el teatro, y a ello se iba a dedicar una vez alejado de la vigilancia de su progenitor. Cuando se establece en la capital, Jules prefiere desarrollar clandestinamente su pasión por la literatura en vez de continuar con la tradición familiar.

Sus comienzos en la literatura fueron difíciles, pues antes de convertirse en escritor famoso pasó algunos años de estrecheces en París, dado que su padre le retiró el apoyo económico al enterarse de las actividades bohemias del mayor de sus hijos, obligándolo a sobrevivir dando clases de Derecho o como secretario del Teatro Lírico.

Jules continuó mezclándose con los ambientes literarios parisinos intentando convertirse en buen libretista de obras de teatro, sin conseguirlo. Paralelamente, desarrollaría otras pasiones como la geografía, los descubrimientos científicos y los viajes a países inexplorados, concibiendo así la creación de un novedoso género novelístico, la mezcla de ciencia y literatura, a la que bautizó como «novela de la ciencia».

Verne_1857_01
   Jules Verne en 1857, año de su            matrimonio con Honorine

Cuando se casó, en enero de 1857, con Honorine DeViane, una viuda acomodada con dos hijas, Verne pudo establecerse como agente de Bolsa. Esta nueva situación le proporcionó la calma necesaria para planear obras de mayor aliento, a pesar de los contratiempos que le ocasiona el nacimiento de su hijo Michel, en 1861. Luego de diez arduos años de preparación en la Biblioteca Nacional de París recolectando información y estudiando con la valiosa ayuda de su primo Henri Garcet sobre las múltiples materias que necesitaba a fin de abordar su gran proyecto de novelar la ciencia, su suerte cambió.

En 1862, presenta los manuscritos de su novela Cinco semanas en globo al editor Jules Hetzel. Y aunque la obra del joven escritor había sido rechazada por una docena de editores, Hetzel finalmente la acepta, no sin antes recomendarle algunas correcciones de estilo. Ambos estaban muy emocionados, pero en aquella oportunidad, el editor dejaría hablar a Verne a sus anchas. En esos preciosos minutos el autor le expuso su ambicioso proyecto de la «novela de la ciencia», que le había costado diez años de arduo trabajo y sacrificio, y que había permanecido todo ese tiempo encarcelado en su  pensamiento. Verne le hace saber también su proyecto denominado: «Un paseo completo por el Cosmos de un hombre del siglo XIX», concebido dentro de una imaginación ya madura y apoyada en cientos de horas de estudio. Estas condiciones hacen ver al editor que se encuentra frente a un verdadero talento literario. Hetzel lo percibió, tenía frente suyo «una mina de oro que explotar».

portada_iberlibro
  “Cinco semanas en globo” (1863)        da inicio a la serie de novelas                 “Viajes extraordinarios”

Cinco semanas en globo se publica a inicios de 1863, en plena época de la revolución aerostática. El novedoso relato fue un éxito inmediato. Desde entonces, todas las novelas de Jules Verne, llamadas luego Viajes extraordinarios, también lo serían, a tal punto que han sido traducidas a casi todos los idiomas y adaptadas al cine en numerosas ocasiones, y éstas han servido de inspiración no solo en el terreno tecnológico sino también en los viajes de exploración, despertando la vocación de muchos lectores que décadas más tarde destacarían en alguna rama del saber. Hoy en día, clásicos de la literatura como Cinco semanas en globo, Viaje al centro de la Tierra, La vuelta al mundo en ochenta días, De la Tierra a la Luna, Alrededor de la Luna, Veinte mil leguas de viaje submarino, La isla misteriosa, Miguel Strogoff, y París en el siglo XX, se han erigido como novelas de referencia de su prolífico legado literario.

Entre las visiones futuristas de Jules Verne resaltan los viajes interplanetarios en Héctor Servadac, el submarino y las escafandras (Veinte mil leguas de viaje submarino), el helicóptero (Robur el conquistador), la aparición del nazismo, la vida de Adolfo Hitler y los satélites artificiales (Los quinientos millones de la Begún), la conquista de la Luna (De la Tierra a la Luna y Alrededor de la Luna), tanques de guerra (La casa de vapor), el cine y las alambradas eléctricas (El castillo de los Cárpatos), la bomba atómica (Ante la bandera), un cañón gigante para corregir el eje de la Tierra (El secreto de Maston), el láser, lluvia artificial, control remoto (La impresionante aventura de la misión Barsac), aplicaciones multimedia (La isla de hélice), el fax, el Internet, la globalización (París en el siglo XX), el uso de la electricidad como fuente de energía para el funcionamiento de sus increíbles máquinas, ciudades modernas, y muchos otros inventos antes de que estos aparezcan.

Verne_1892
    Jules Verne en 1892. 64 años

En los últimos años de su vida, Jules Verne residió definitivamente en Amiens, la ciudad de su esposa, donde su sobrino Gastón, al parecer perturbado, en un confuso incidente le disparó en una pierna tras recibir una negativa ante una petición de dinero. A pesar de ello, el autor no dejó de publicar novelas hasta el fin de sus días. Incluso, dejó en el tintero una serie de manuscritos inéditos inconclusos y otros de obras completas que fueron posteriormente modificados por su hijo Michel, pero que se publicaron en la época, tras una operación editorial, con el nombre de Jules. Este hecho llevó a los investigadores a realizar estudios para comprobar la autenticidad de los relatos póstumos, un debate que hasta nuestros días sigue causando polémica.

Cojo a causa del disparo de su sobrino y casi ciego por las cataratas, el novelista murió por una crisis diabética el 24 de marzo de 1905. Tenía 77 años. Su fallecimiento causa un duelo universal. A su entierro asisten embajadores de diversos Estados, porque Verne era uno de los escritores más populares y se había convertido en figura legendaria por todo lo que había escrito. Su funeral se celebró el 28 de marzo, siendo sepultado en el cementerio La Madeleine, en Amiens, en presencia de cinco mil personas. Se le rindieron además honores militares, porque Verne era poseedor de la Legión de Honor de la República de Francia, una condecoración recibida por su aporte a la educación y la ciencia.

Compartir
Artículo anteriorLa boda de Jules Verne
Artículo siguienteMundo Verne n° 22
(Lima, Perú, 1977). Vice-presidente de la Sociedad Hispánica Jules Verne. Ingeniero Industrial. Docente pre-universitario de Matemática. Desde 2004 es propietario y administrador del sitio web "Julio Verne, el más desconocido de los hombres". Es uno de los vernianos más activos en Latinoamérica. Ha escrito artículos sobre el autor que ha publicado en su sitio. También ha traducido al castellano varios textos inéditos del novelista francés.

1 Comentario

  1. Me ha quedado una duda, esos escritos que menciona el texto y los cuales quedaron inconclusos, ¿Qué fue de ellos? ¿De qué hablan?

    Un saludo, gracias por la página.

Dejar respuesta