James Starr y la ciudad subterránea

0
23
004
Al cabo de diez años de separación, el ingeniero James Starr recibía una carta de Simón Ford, en la que le invitaba a ir en seguida a las minas de Aberfoyle. ¿Qué noticia de interés tendría que comunicarle? ¡La mina Dochart! ¡El pozo Yarow! ¡Cuántos recuerdos traían estos dos nombres a su memoria!

James Starr es un ingeniero que fue durante veinte años el director de la antigua mina de Aberfoyle. De origen escocés, James reside en el número 30 de Canongate, Edimburgo. A pesar de sus cincuenta y cinco años, aparenta tener solo cuarenta. De robusta constitución, es un hombre enérgico y apasionado. Forma parte de una antigua familia de Edimburgo. Su labor como ingeniero siempre fue destacada, particularmente cuando ejerció como director de la mina de Aberfoyle, a la que tenía una estima especial, pues vivió allí durante buena parte de su vida.

Cuando la mina cerró, volvió a su casa de Canongate, convirtiéndose en presidente de la Sociedad de Anticuarios Escoceses. Era uno de los miembros más activos del Instituto Real, y colaborador de la Revista de Edimburgo, que publicaba frecuentemente notables artículos firmados por él, por lo que era considerado como uno de esos sabios prácticos, a quienes se debe la prosperidad de Inglaterra. En la vieja capital de Escocia, James ocupaba una elevada posición social.

017
Harry, subiendo sobre los hombros de Simón Ford, descargó unos cuantos golpes sobre la parte de roca esquistosa e inmediatamente se produjo un ruido semejante al que produce el vino de champaña al salir de un botella destapada (…) ¡Hurra, señor Starr! ¡El gas arde, el yacimiento de carbón está ahí!

Cierta noche recibe una carta de Harry Ford, hijo de Simón, el antiguo capataz de la mina de Aberfoyle, pidiéndole que vuelva a la mina abandonada después de diez años. Al mismo tiempo, recibe una segunda carta anónima cancelando la invitación de la primera. Este hecho aumentó su curiosidad de tal forma, que decidió acudir a la cita a resolver el enigma. Allí encontró a sus viejos compañeros que acababan de hallar por debajo del lago Katrine, un nuevo y gigantesco filón de hulla que tardaría décadas en ser explotado.

Sin embargo, en la mina acontecen extraños sucesos paralelamente a este descubrimiento. A pesar de ello, la perseverancia de James logra que la mina reinicie sus operaciones, aunque esto traiga consigo una terrible amenaza a los mineros que retornan a trabajar allí, pues un misterioso personaje tiene planeado destruir la maravillosa ciudad que han de construir estos hombres por debajo de la tierra, por lo que James y la familia Ford, deberán usar todo su ingenio para salvar de la destrucción a la nueva ciudad subterránea bautizada como Coal–City.

Compartir
Artículo anteriorFabián Mac Elwin, duelista del Great-Eastern
Artículo siguienteHéctor Servadac, viajero del Sistema Solar
(Lima, Perú, 1977). Vice-presidente de la Sociedad Hispánica Jules Verne. Ingeniero Industrial. Docente pre-universitario de Matemática. Desde 2004 es propietario y administrador del sitio web "Julio Verne, el más desconocido de los hombres". Es uno de los vernianos más activos en Latinoamérica. Ha escrito artículos sobre el autor que ha publicado en su sitio. También ha traducido al castellano varios textos inéditos del novelista francés.

No hay comentarios

Dejar respuesta