J. T. Maston, secretario del Gun-Club

2
1733
jtmaston_001
J. T. Maston era un calculador muy experto. Los más complicados problemas matemáticos eran resueltos por él como un pasatiempo.

En la obra de Verne, son escasos los personajes que se repiten. De este selecto grupo, el más recordado es Nemo, el héroe de Veinte mil leguas de viaje submarino, quien regresa en La isla Misteriosa para revelarnos sus orígenes. Pero hay otro entrañable personaje, que tras veinte años retorna al universo de los Viajes extraordinarios. Se trata de J. T. Maston, el recordado secretario del Gun-Club de Baltimore, quien a pesar de no viajar a nuestro satélite natural en De la Tierra a la Luna, es el auténtico protagonista del relato espacial.

Pasadas dos décadas, Verne retoma a J. T. Maston para hacerlo protagonista de su nueva novela Sans dessus dessous, traducida al castellano como El secreto de Maston. El secretario del Gun-Club, es el típico sabio verniano que cuanto más se equivoca, más positivo resulta. Recordemos que en De la Tierra a la Luna, J. T. Maston se equivoca al construir un mortero y éste, al explosionar, mata trescientas treinta y siete personas. En Alrededor de la Luna, olvidando el principio de Arquímedes, busca el proyectil en el fondo del mar, cuando debió hacerlo en la superficie, y en Sans dessus dessous, falla clamorosamente en calcular el peso de la Tierra con el fin de enderezar la inclinación de su eje.

En este sentido, J. T. Maston puede considerarse como un héroe positivo, un matemático tan calculador como apasionado. Una de sus virtudes es la abnegación, pues en el viaje lunar está dispuesto a dar la vida por sus amigos, ofreciéndose voluntario para hacer la prueba del oxígeno, encerrándose por ocho días en el interior del proyectil, y además, renuncia a realizar el viaje que tanto anhela con destino a la Luna.

jtmaston_002
Para desviar el eje de rotación de la Tierra, J. T. Maston calculó que esto debía producirse a consecuencia del retroceso provocado por el disparo de un proyectil de 180 000 toneladas, disparado por un cañón colosal de 27 m de diámetro y 600 m de profundidad, situado en una galería excavada en el monte Kilimanjaro, en África.

Pero en Sans dessus dessous, J. T. Maston se muestra todavía más decidido, ya que es capaz de enfrentar al mundo entero, comiéndose los papeles con sus cálculos matemáticos y manteniendo silencio absoluto a riesgo de su propia vida, para no revelar los secretos detalles del ambicioso proyecto de la North Polar Practical Association, institución liderada por Barbicane, que tiene por objeto enderezar el eje de la Tierra, con el fin de cambiar el clima del planeta.

Otra de sus virtudes es su talento matemático, Verne lo describe así: «Podemos decir que era un hombre extraordinario, capaz de elevarse hasta lo más alto de la ciencia matemática. Por esto, sus compañeros ponían una confianza absoluta en él, cuando se trataba de resolver los problemas más dificultosos ideados por los cerebros más complicados.»

Pero J. T. Maston muestra también aquí otra faceta: el amor. A pesar de ser un solterón empedernido, lleva una relación con Mrs. Scorbitt, una millonaria viuda americana que lo ama sin importarle su aspecto físico, teniendo en cuenta que el científico, debido a sus lesiones de guerra, usa un garfio de metal en la mano y una gutapercha en el cráneo. Lo que ella valora es su nobleza y capacidad científica, no dudando en sacrificar su fortuna para financiarlo. Por este y muchos motivos, qué duda cabe que J. T. Maston es uno de los mejores personajes de la prolífica obra verniana y uno de los sabios más queridos por el propio Verne.

Compartir
Artículo anteriorLos criminales hermanos Texar
Artículo siguienteEl conde Franz de Télek
(Lima, Perú, 1977). Vice-presidente de la Sociedad Hispánica Jules Verne. Ingeniero Industrial. Docente pre-universitario de Matemática. Desde 2004 es propietario y administrador del sitio web "Julio Verne, el más desconocido de los hombres". Es uno de los vernianos más activos en Latinoamérica. Ha escrito artículos sobre el autor que ha publicado en su sitio. También ha traducido al castellano varios textos inéditos del novelista francés.

2 Comentarios

  1. Vaya, dificil acostumbrarse, a mi gustaba mucho la infografía que iniciaba la página, donde sale el Nautilus, el Victoria, El Albatros, El Espanto y el Columbiad, en fin.

    • Hola Allan. El nuevo diseño de la página se sigue trabajando. Todo se mantiene en proceso. Lo que ves es solo un avance. La portada principal del sitio será lo último que se actualice. ten paciencia. Un abrazo.

Dejar respuesta