El retiro definitivo en Amiens (1872 – 1905)

Entre éxitos, críticas y tribunales

Verne en 1876

    En 1876 publica su exitosa novela Miguel Strogoff, que venía apareciendo en folletón desde 1875. El libro narra que el zar debe hacer llegar un mensaje secreto a su hermano, el archiduque, que se encuentra al otro lado de Rusia, en Irkutsk. Por lo que decide llamar a su mejor hombre del cuerpo de correos, el capitán Miguel Strogoff, encomendándole que lleve el mensaje. Para ello, tendrá que viajar a través de la frontera siberiana, que se encuentra invadida por los tártaros.
Julio Verne, gracias a los cuantiosos ingresos que va adquiriendo, por los estrenos y las publicaciones de sus novelas, cambia su pequeña embarcación por un fino velero, el Saint Michel II, construido ese mismo año en el puerto de Havre con un peso de 19 toneladas. El autor entendió que al menos una vez al año, el reposo era saludable, así tomó la decisión de navegar siempre desde julio hasta setiembre. A bordo del Saint Michel II hará travesías más largas que el primero, como la que hizo a mediados de ese año por el litoral inglés. Pero poco a poco, este velero va quedando corto, ante las cada vez más ambiciosas ambiciones oceánicas de Julio, utilizándolo solo por el lapso de año y medio. Por aquella época, a sus quince años, Michel es nuevamente desterrado del hogar, al ser internado en el Liceo Real de Nantes, a cargo de su familia.
En 1877 publica Hector Servadac. En esta novela se aprecia en toda su magnitud el antisemitismo del escritor galo, representado grosera y repugnantemente en la despiadada descripción que hace del viejo usurero judío «Hakhabut». Esta novela, sin embargo, es según la mayoría de estudiosos vernianos la más ingeniosa de sus historias, al crear un viaje a través del sistema solar, con todos los errores científicos que tuvo que cometer para conseguirlo. En este año, Julio Verne es declarado inocente en un juicio que le hace León Delmas, un escritor mediocre de aquella época, quien afirmaba que lo habían plagiado. El incidente tuvo lugar, después de la publicación de Viaje al centro de la Tierra; por ese entonces Delmas, había publicado algunas historias cortas bajo el nombre de René de Pont-Jest, acusando a Verne de haberle plagiado su historia La cabeza de Minerva que había sido publicada en una revista, que Verne afirmó no haber leído. Delmas sustentaba el supuesto plagio, en la semejanza de la descripción de uno de los pasajes de Viaje al centro de la Tierra. Mientras que Pont-Jest hablaba en su historia de la sombra lunar, Verne hablaba de la sombra solar. Finalmente las acusaciones no tuvieron el fundamento debido, saliendo el escritor airosamente de este percance. También estrena su ópera bufa El doctor Ox, en versión de Phillipe Gille, con música de Offenbach, y publica su novela Las Indias Negras, historia en la que destaca el personaje de «Nina», siendo este nombre el diminutivo de Carolina, la prima amada por Julio Verne en sus años de juventud. Al parecer su recuerdo renace cuando está por cumplir cincuenta años, no habiendo tenido éxito en su matrimonio y viviendo lleno de dificultades en su hogar.

 


Saint Michel III

Saint-Michel III, última embarcación de Julio Verne

 

    Honorine por aquellos días cayó gravemente enferma, no pudiendo asistir al baile de disfraces, ofrecido por el escritor a la sociedad de Amiens el 2 de abril de ese año de 1877. Finalmente, la abnegada esposa del escritor se recupera al poco tiempo, para tranquilidad de su familia. Verne ahora que es rico, se da el lujo de comprar al marqués Des Préauxes, viejo castellano del Anjou, de fortuna inmensa, el mejor de sus yates, al que llama Saint Michel III, quien apenas lo ve acabado, lo deshecha para hacerse construir otro más suntuoso todavía. Verne adquiere aquel navío, a la considerable suma de 55.000 francos, pagando la mitad al contado y el resto en un año. En este fastuoso yate, Verne realizará cruceros de placer, en el que invita sólo a personas de alto rango. Era un yate de vapor de cien caballos, con dos cabinas muy confortables y camarotes suficientes para alojar a un buen número de invitados y una amplia tripulación a gusto del escritor.

Un hijo difícil

    En 1878 publica Los descubrimientos del Globo, la primera parte de Historia de los grandes viajes y los grandes viajeros. En la elaboración de ésta, es ayudado por Gabriel Marcel en la traducción de los libros que consulta en la Biblioteca Nacional, los cuales se hallaban en diferentes idiomas. Si bien el éxito permanece acompañando a sus libros, su vida personal le otorgará serios disgustos. Las relaciones con su esposa se vuelven frías y distanciadas, su hijo se ha criado en un ambiente de olvido paterno y de frialdad afectiva. Michel crecerá así con un carácter rebelde y una personalidad algo descentrada, le creará muchos problemas, cayendo con respecto a él, en los mismos errores de su padre, al suponer que la severidad es la mejor forma de afrontar esos conflictos. Debemos recordar que ya de niño, a sus ocho años, Michel había sido enviado a un reformatorio, «para que lo enderecen», creándole demasiados traumas. En estas circunstancias, escribe a Hetzel al respecto: «Su carta admirable me ha conmovido profundamente, pero seguramente Michel no comprenderá. Su vanidad es intratable. Su falta absoluta de respeto por todo lo que hay de respetable, hace de él un sordo a toda observación. Pero yo actuaré, de consumo con mi familia, de la forma más enérgica. Y si no quiere someterse, será embarcado durante años. No sabe que es a eso a lo que va, pero lo sabrá si es preciso…No me hago ninguna ilusión, pues hay en este niño, que tiene veinticinco años a sus catorce, una perversidad precoz. Cumpliré mi deber hasta el fin.»
Es sorprendente el error del escritor en la edad de su hijo, pues no tiene catorce como él indica, sino diecisiete años. Hechos como éste muestran la despreocupación del autor por su hijo, de quien no sabe su edad exacta. Esto hace de Michel, un joven que vive resentido con su padre, no sólo por el abandono, sino también por los celos hacia el joven Aristide Briand, amigo suyo en el Liceo y protegido por Verne, pues llegará a tener con el escritor estrechas relaciones. Agotados todos los medios, el escritor decidió en febrero, poner en ejecución su último recurso, el de hacerlo enderezar en manos de marinos. Michel será enviado por su padre como grumete en un barco con destino a la India, para que conozca la dureza de la vida. Paul Verne, el hermano de Julio, se encargó de la dolorosa labor de hacerlo embarcar. Pero lo que debió ser un castigo, se convirtió finalmente en un crucero para el muchacho, dada la fama de su apellido, fue nombrado «pasajero de honor».
Unos meses más tarde, Verne comunicaría a Hetzel haber recibido una carta terrible, en la que Michel, desde la India, le reconoce haber merecido su castigo, pero que sin embargo se elevaba contra la tiranía que debía soportar. Mencionando en su misiva, que la vida marina no le parece nada atractiva y que el mar que tanto ama, lo encuentra de lo más monótono. La malignidad de su carta le dolió a Julio Verne en lo más profundo de sus sentimientos, dada su gran pasión por el mar. No cabe duda alguna que de esta dolorosa experiencia paterna, surgió la composición de Un capitán de 15 años, novela publicada ese año, en la que el personaje principal «Dick Sand», un huérfano, asume los rasgos que Verne hubiera desado ver en su hijo, el de un carácter forjado en el duro oficio de las artes marinas.


Paul Verne


Paul, hermano y amigo de Julio

    En este año de 1878, estrena con éxito su adaptación teatral Los hijos del capitán Grant, y realiza con el Saint Michel III, al mando del contramaestre Ollive y con diez hombres de tripulación, su primera travesía importante por el Mediterráneo, junto a su hermano Paul y un hijo de éste, Maurice, el diputado Raoul Duval, que era muy amigo del escritor Flaubert, y el hijo de Hetzel, también llamado Julio, con escalas en Vigo, Lisboa, Cádiz, Tánger, Gibraltar, Tetuán y Argel. Este crucero le reservará en cada escala, situaciones imprevistas, debiendo escapar al fervor de sus admiradores, ya que en algunas ciudades tomó el aspecto de verdaderas manifestaciones. Ante el desborde de entusiasmo, Verne le escribe a su hermano: «Soy el autor preferido de los culos de plomo.» Es en Tánger que le ocurrió al autor francés un hecho curioso, pues se quedó comprometido a participar de una cacería organizada en su honor. Verne no participó activamente en el evento, dada su reconocida aversión por la caza.
Al volver, Julio comienza a escribir La casa de vapor, instigado sin duda por la estancia de Michel en la India que siempre lo mantuvo preocupado. En ella, el escritor hará una representación de la casa familiar, simbolizada hasta entonces por los diversos signos de los anteriores Viajes Extraordinarios.

Cambio de rumbo literario

    En 1879, publica una novela que puede ser considerada como la primera de su nueva etapa como autor: Los quinientos millones de la Begún. Se aprecia en ella una especie de bisagra de su serie Viajes Extraordinarios, donde se establecen dos ciclos diferenciados notoriamente. La articulación de ambos ciclos se produce, ya que en ella aparecen aún prolongados, las características del primero, a la misma vez que inaugura las del segundo. Lo curioso de esta bifurcación, es sin embargo, que la historia original no le pertenece al propio Verne, tratándose de un arreglo que el escritor tuvo que hacer por mandato de su editor Hetzel. Una operación que tiene su historia y que, años más tarde, alimentaría la leyenda de «Julio Verne y Cía». Leyenda surgida de la imposibilidad de que un solo hombre pudiera crear tantos libros, a tal ritmo y con tanto vigor. Entre estos mal llamados «socios», que contribuyeron a esta infundada leyenda, tenemos a André Laurie, seudónimo usado por Pascal Grousset. La relación Verne-Grousset, se limitó tan solo a la utilización por el primero de dos argumentos del segundo, el de Los quinientos millones de la Begún y el de La estrella del Sur, y a la colaboración firmada por ambos por motivos económicos, en la novela titulada El náufrago del Cynthia. Pascal Grousset había abandonado la medicina, para dedicarse al periodismo del que hizo una arma de combate contra la dictadura del Segundo Imperio. En 1877 encontrándose en Inglaterra, en condición de exiliado político comunista, elaboraba sus primeros escritos como novelista, atravesando una situación económica muy precaria.


Pascal Grousset, autor de <La herencia de Langevol>

Pascal Grousset (1844-1909)

    Jules Hetzel, que había conocido también el exilio por sus «ideas progresistas», entró en contacto con su compatriota, adquiriéndole los manuscritos de su obra La herencia de Langevol. Luego de leer la historia de Grousset, Hetzel piensa que la trama es interesante, pero que está mal escrita e impublicable como tal, y concibió la idea de confiársela a Verne, para hacer de ella una verdadera novela. Ocupado aun en la creación de Las tribulaciones de un chino en China, Verne lee el manuscrito, causándole una total decepción, no viendo posibilidades de éxito con ella. A este disgusto se debe agregar, la incomodidad que sentía en mejorar la obra de otro escritor que no sea la de él mismo. A pesar de su inicial oposición, tuvo que sucumbir a la insistencia de Hetzel y a la condicionalidad de su contrato. Al fin es publicada, con todas las características del estilo verniano, dado los grandes cambios que realizó en la estructura de la misma, pues incluso Julio Verne había propuesto inicialmente titular esta novela: «Ciudad de Oro y Ciudad de Acero» o «Historia de dos Ciudades Modelos».
El argumento de Los quinientos millones de la Begún, es el de una herencia fabulosa que va a parar a manos de dos científicos, uno francés y otro alemán, de personalidades muy distintas. El primero dispone su riqueza al servicio del progreso humano, construyendo la ciudad ideal de Franceville, una ciudad donde todo es armonía, higiene, bienestar social y trabajo para todos. El segundo, por el contrario, levanta una ciudad-fábrica, Stahlstadt, la ciudad del acero, dedicada a la perversidad, es decir, a la fabricación de terribles armas para alimentar guerras en todo el mundo. Y la más terrible de todas esas armas debe servir para destruir, de un solo golpe, Franceville. Los quinientos millones de la Begún es la novela que representa el punto de inflexión en la obra de Verne, ya que hasta aquí se produce su máxima capacidad creadora, después, su concepción de la ciencia se irá ensombreciéndo paulatinamente. Una lectura superficial de esta obra vería en ella, una transposición entre el bien y el mal, a través del resentimiento nacional francés causado por la derrota de 1870 ante la Prusia de Bismarck, que tuvo como consecuencias para Francia la pérdida de Alsacia y Lorena y el pago de fuertes indemnizaciones de guerra. No cabe duda que la novela estuvo inspirada en dichos acontecimientos. Tales motivociones son seguro más imputables a Grousset que a Verne, quien nunca se mostró excesivamente traumatizado por la derrota de 1870. Ese mismo año publica Las tribulaciones de un chino en China, novela que finaliza con las bodas del protagonista con una viuda, reflejando en ella claramente su vida conyugal. Al final de la novela, Verne en forma sarcástica escribe: «¡Los dos esposos se amaban! ¡Debían amarse siempre! ¡Mil y mil felicidades le esperaban en la vida! ¡Hay que ir a China para ver eso!» Este comentario es precedido por el del personaje Wang: «Aburrirse sólo en la vida, es malo; aburrirse dos, es peor.» Estos rasgos de humor, aparecerán de aquí en adelante en su obra, la misogamia de Verne aplicará feroces sarcasmos contra la vida matrimonial, y con tal obsesiva insistencia, que será imposible ver en ellos un simple acto de humor convencional. Sorprendente tema humorístico, para un escritor considerado por los padres como el gran educador de la juventud.


Verne en 1880

Verne en 1880. 52 años

    En ese mismo año también publica su obra histórica Los grandes navegantes del siglo XVIII, que es la segunda parte de la Historia de los grandes viajes y los grandes viajeros, y muere su querido tío Châteaubourg. Verne navegó nuevamente a bordo del Saint-Michel III, esta vez a Inglaterra y Escocia. En su itinerario cubrió, entre otros sitios, las ciudades de Yarmouth, Edinburgh y Dover. De otro lado, después de dieciocho meses de ausencia en el Liceo, Michel Verne retorna a casa para seguir con sus problemas de conducta. En diciembre, es ya amenazado por sus acreedores. La necesidad de dinero le obliga a exigirle nuevos fondos a su padre, y Julio, al negarse, se sorprende de ver a su hijo Michel en un acto de desesperación, apuntarle con una arma. Felizmente la situación no pasó a mayores, pero ¡a qué extremos habían llegado padre e hijo! Aquel diciembre, tras el incidente de la pistola, Verne lo expulsa una vez más. Pero Michel, con dieciocho años, no abandonaría Amiens, pues se encontraba enamorado de la cantante la «Dugazón», a quien se empeña en cortejar.

    En 1880, la posición económica de Verne se afianza aún más cuando su novela Miguel Strogoff, es adaptada a la escena por d’Ennery. Durante los próximos 50 años, el Teatro Châtelet, conseguirá llenar siempre las salas, estrenándola en forma paralela con La vuelta al mundo en ochenta días. De otra parte, con la publicación de Los grandes exploradores del siglo XIX, Verne concluye su Historia de los grandes viajes y los grandes viajeros.
Luego de terminar esta extensa obra, Verne acordó con Hetzel el proyecto de escribir y editar una obra en cuatro volúmenes bajo el muy sansimoniano título de: La conquista científica e industrial del Globo, pero dicha obra no pasará de ser solo un proyecto, ya que nunca se llegaría a publicar. También viajó a Irlanda, Escocia y Noruega, países que gozaron siempre de su predilección, los dos primeros por sus etnias célticas, y Noruega por su belleza y por ser un país volcado al mar. Además de esas largas travesías, Verne hacía frecuentes excursiones marítimas de corta duración. El hogar le retenía cada vez menos, pese a que en esos años Honorine estuviese gravemente enferma, hasta el punto de haber hecho temer por su vida en dos ocasiones. Publicó ese año La casa de vapor.
Michel, ya de diecinueve años, consigue conquistar a la Dugazón, y ahora se propone casarse con ella, para lo cual solicitó su emancipación, que su padre se negó pensando que sería un veleidad pasajera. A pesar de la inicial oposición de Verne por este casamiento, le asignará una pensión de mil francos, para que pueda vivir con su mujer y de esta manera ayudarlo a estabilizarse, a fin de que no contrajera deudas.

Padre e hijo se reconcilian

    En 1881, sigue realizando cruceros, esta vez con destino a los Países Bajos, Alemania y Dinamarca, a bordo del Saint-Michel III. Paul Verne escribió basado en aquellos viajes una historia titulada De Rotterdam a Copenhague, que se publicó como apéndice de La jangada, novela publicada ese año, la cual fue inspirada en el cuento de Poe: El escarabajo de oro, que sorprendió al propio Hetzel, dado sus cuantiosos criptogramas. Novela extraña, impregnada de una atmósfera sofocante en perfecta adecuación al marco en que se desenvuelve: la selva amazónica de Perú y Brasil, tan intrincada como los criptogramas. También aparece ese año Diez horas de caza, una breve historia en la que relata sus experiencias vividas hacia 1859.
En 1882, complaciendo a los deseos de Honorine, se mudan a otra soberbia mansión en la rue Charles-Dubois nº 2. En el exiguo gabinete de trabajo ubicado en el torreón de esta mansión, Julio Verne escribirá en forma huraña, replegada y secreta sus últimas novelas. Aparecen entonces publicadas sus novelas Escuela de robinsones, El rayo verde y la comedia teatral Viaje a través de lo imposible, en colaboración con Adolphe d’Ennery.

 


La mansión en rue Charles Dubois nº2

A la izquierda: Verne y Honorine en su mansión de rue Charles-Dubois nº 2
A la derecha: La mansión luego de su reciente restauración.
Actualmente es la sede del Centro Internacional Jules Verne

 

    En 1883, tres años después de su casamiento, Michel Verne abandona a su mujer, al enamorarse de una joven pianista de dieciséis años, de nombre Jeanne Reboul, a quien rapta. La madre denuncia al secuestrador, y Michel, empecinado en obtener el divorcio, consiente en tener dos hijos con su joven amante, con apenas once meses de diferencia. Verne debió acoger en su casa a la esposa abandonada, quien, con gran magnanimidad, accedió a liberar a Michel de sus lazos para que pueda casarse con la joven Jeanne, hecho que se produce efectivamente al año siguiente. Esta muchacha sin embargo, lograría, a fuerza de dulzura y paciencia, controlar el carácter rebelde de Michel. Lograría también, producir una metamorfosis en su esposo, pues ahora Michel manifiesta una encendida pasión por escribir, siendo de esta forma, la artífice de la reconciliación entre padre e hijo, aunque lamentablemente se produce, cuando Julio Verne ha traspasado la barrera de los cincuenta años y se siente agotado.
De todos modos, Michel se convertió en su amigo y colaborador, durante los últimos años de vida de su padre. Los hijos de Michel con la joven serán tres: Michel, Georges y Jean, nietos del escritor a quienes les tomará gran cariño. Pero ni siquiera entonces, cuando las relaciones entre padre e hijo parecen haberse normalizado, vienen otra vez los disgustos, pues Michel se ve envuelto en negocios industriales, respaldado económicamente por su padre, y no consigue más que acumular cuantiosas pérdidas, que han de ser cubiertas con los beneficios que obtiene Julio de sus novelas.

 

Gabinete de Julio Verne La biblioteca de Julio Verne

Gabinete de trabajo y biblioteca personal de Julio Verne en su mansión de rue Charles-Dubois

 

    En este año publica Kerabán el testarudo, novela que narra la historia del obstinado Kerabán, quien decide viajar por tierra alrededor del mar negro, con tal de no pagar el impuesto que se le exige, para poder cruzar la bahía del Bósforo, ahorrando al final sólo unas monedas, pero cumpliendo con su objetivo de no pagar nada de lo que se le pidió.