Gaspard Félix Tournachon “Nadar” (1820-1910).

0
123

Este gran pionero de la fotografía del siglo XIX fue conocido universalmente por el seudónimo de «Nadar». Nacido en la ciudad de Lyon, el 6 de abril de 1820, estudió medicina en su ciudad natal, pero en 1842, debido a la quiebra de la imprenta de su padre, se trasladó a París donde se ganaba la vida como periodista y caricaturista. En 1849 entró en contacto con el mundo de la fotografía, y en 1853, abrió su propio estudio en el bulevar de los Capuchinos. Debido a la calidad de su técnica, ser fotografiado por Nadar se consideraba en su época, un privilegio. Políticos, científicos, artistas o escritores (entre ellos Julio Verne) fueron plasmados para la posteridad, gracias a su talento como retratista.

a) Nadar en 1860 (40 años). Este amigo de Verne fue un excéntrico y a la vez, reconocido pionero de la fotografía en el siglo XIX. Fue célebre por sus viajes en globo que sorprendieron a la opinión pública de su época. b) Caricatura de Nadar por André Gill, publicado en “La Lune”, n° 65, el 2 de junio de 1867.

Nadar era un aventurero audaz y polifacético, un típico hijo de la sociedad de su tiempo que gozaba de celebridad gracias a su reconocida pasión por la navegación aérea. Julio Verne lo conoce hacia 1860 en el Club de la Prensa Científica. Sus viajes aéreos despiertan el interés del escritor por esa nueva técnica, la aeronáutica, y muy pronto, la inteligencia y capacidad de asimilación del novelista le permitirán dominar sus principios. Es así que en enero de 1863, luego de realizarle algunas mejoras, el editor Hetzel publica a Verne su primera novela, Cinco semanas en globo, cuyo éxito se debió justamente a que apareciera en plena revolución aerostática.

La influencia de Nadar como experimentado piloto de aerostáticos, le sirve para convencerlo a que se uniera a fundar ese año, una sociedad que apoyaba los experimentos de vuelo con increíbles máquinas como los helicópteros a vapor, la «Sociedad de fomento para la navegación aérea con aparatos más pesados que el aire». Los miembros que la integraban eran eminentes científicos como Gabriel de la Landelle y Gustave Ponton d’Amécourt. También formaban parte de la sociedad algunos escritores entre otros distinguidos intelectuales. En el caso de Verne, su participación en ella fue en calidad de crítico y colaboró durante años en dicha organización a la que siempre le faltó el apoyo económico.

a) Autorretrato de Nadar a bordo de una canastilla de globo. Todo indica que fue él quien inició a Verne en las artes aerostáticas. b) Ilustración de Michel Ardan -anagrama de Nadar-, uno de los protagonistas de De la Tierra a la Luna. Su carácter y fisonomía le fueron inspirados a Verne en los de su polifacético amigo fotógrafo.

Para conseguir financiamiento, a Nadar se le ocurre una brillante idea a partir del éxito de Cinco semanas en globo: construir un gigantesco globo de seis mil metros cúbicos que hiciera pequeños viajes a cambio de dinero. Su nombre, en consecuencia, habría de ser Le Géant o El Gigante. El proyecto atrae en esos momentos la atención de toda Francia, pues Nadar realizará una infatigable campaña de propaganda, la cual será financiada mediante suscripciones y colectas públicas. Así, el 4 de octubre de 1863, al frente de su gigantesco globo, el audaz fotógrafo logra elevarse en el Campo de Marte ante la atenta mirada de unos dos mil espectadores. Esta hazaña motivó a Verne a escribir el ensayo A propósito del Gigante, publicado ese mismo año. Sin embargo, económicamente, el vuelo fue un fracaso. Por ello, se intentó repetir la proeza dos semanas después, y a poco estuvo de ocasionar una tragedia, pues el enorme globo sufrió una aparatosa caída a tierra cerca de Hannover (Alemania), la cual estuvo a punto de costarle la vida a su ilustre piloto y a los familiares y amigos que lo acompañaban.

a) Ascenso del globo El Gigante en el Campo de Marte en París, en octubre de 1863, al mando de Nadar. b) Góndola de El Gigante, construida especialmente para albergar una serie de invitados.

La amistad de Nadar y la fama de sus aventuras cruzarían el Atlántico, e influenciarán de tal forma en Verne, que no dudará en tomarlo por modelo para la creación de «Ardan», uno de los inolvidables personajes de su novela De la Tierra a la Luna. En dicho relato, los norteamericanos se proponen lanzar un proyectil a la Luna, pero es un francés quien sugiere la idea de viajar dentro de él. Este francés es Michel Ardan, y a los lectores no les resulta muy difícil darle vuelta al apellido Ardan para leer Nadar. En efecto, el novelista había creado a este personaje bajo el anagrama de Nadar, a quien le había escrito en una misiva: «Tengo que crear el personaje de un hombre con el corazón más generoso y el coraje más atrevido; discúlpame, pero te he tomado de modelo.» Al leer su carta, Nadar no tardará en contestarle que «se sentía muy halagado».

a) Fotografía de Julio Verne en 1875 (47 años) por Nadar. b) Retrato de Nadar junto a su esposa Ernestine y su pequeño hijo Paul, quien heredará su negocio fotográfico.

Verne y Nadar continuarán con su amistad por el resto de su vida. Esto queda confirmado en la correspondencia que mantuvieron hasta el final de su existencia. A la muerte de Nadar, el 20 de marzo de 1910, fue su hijo Paul Nadar (1856-1939), quien continuó con la labor artística de su padre, aunque sin la misma relevancia.

Compartir
Artículo anteriorMichel Verne (1861-1925)
Artículo siguienteAlejandro Dumas padre (1802-1870)
(Lima, Perú, 1977). Vice-presidente de la Sociedad Hispánica Jules Verne. Ingeniero Industrial. Docente pre-universitario de Matemática. Desde 2004 es propietario y administrador del sitio web "Julio Verne, el más desconocido de los hombres". Es uno de los vernianos más activos en Latinoamérica. Ha escrito artículos sobre el autor que ha publicado en su sitio. También ha traducido al castellano varios textos inéditos del novelista francés.

No hay comentarios

Dejar respuesta