El joven ingeniero de minas francés Cyprien Méré

0
324

El joven ingeniero de minas francés, Cyprien Méré, personaje principal del relato de Verne, La estrella del Sur, encarna al prototipo de sabio de los Viajes Extraordinarios, que hace uso de sus conocimientos científicos para dominar a la Naturaleza, y poner al alcance del público el resultado de sus investigaciones. Es el modelo de erudito en el que Jules Verne vislumbra un profundo convencimiento de la necesidad de un conocimiento científico y racional del Universo. El escritor francés se ocupa de convencer de ello a su lector, de familiarizarlo con el mundo material que lo rodea, teniendo el mayor respeto a la verdad científica, y así lo demuestra el episodio en que Cyprien descubre –o cree descubrir– un procedimiento de síntesis del diamante, rechazando en un gesto de desprendimiento y filantropía, aún con peligro de su vida, mantener en secreto dicha revelación, sin importarle las consecuencias que pueda tener para la industria del diamante:

«… ¡Si yo mantuviera en secreto mi descubrimiento, no sería más que un falsario! ¡Tendría que andar con trampas y mentir al público sobre la calidad de la mercadería! ¡Los resultados obtenidos por un hombre de ciencia no le pertenecen en exclusividad! ¡Forman parte del patrimonio de todos! Reservar para sí la menor parcela a causa de su interés egoísta y personal, lo volvería culpable del acto más vil que un hombre puede cometer…»

011
Cyprien había vuelto a entregarse encarnecidamente a un trabajo que le absorbía día y noche. No era un proceso de fabricación de diamante, sino diez, veinte experiencias las que tenía en estudio

Por tanto, en la figura de Cyprien, Verne refleja su ideología acerca de que la ciencia no tolera falsarios, que exige por el contrario, el mayor rigor intelectual, pues para él no hay lugar para la impostura científica. De otro lado, Cyprien muestra también otra de las virtudes de los sabios de Verne a lo largo de su producción literaria: la fraternidad. Esto queda de manifiesto en la novela, en la generosidad del joven ingeniero francés ante los negros cafres maltratados y explotados por los mineros buscadores de diamantes en Griqualand, solidarizándose con las víctimas de la miseria y la opresión de aquella industria.

062
Sus dedos acababan de encontrar un objeto de forma excepcional… sí, el famoso diamante estaba intacto, nada había perdido su brillo, resplandecía a la luz que entraba por la ventana, como una constelación

Sin embargo, a diferencia de la mayoría de sabios de los Viajes Extraordinarios, este ingeniero destaca por su carácter de hombre romántico, poco usual en Jules Verne, quien busca de inicio a fin del relato, conseguir el amor de Alice Watkins, hija del propietario de los terrenos diamantíferos en donde labora, quien se opone a la relación por considerarlo solo como un ingeniero sin riquezas. Pero luego de que a través de la ciencia, Cyprien logre fabricar el diamante más grande que se haya visto, su destino tomará un nuevo rumbo.

Compartir
Artículo anteriorEditorial Acme. Argentina
Artículo siguienteEl supersticioso y viejo tonelero Juan María Cabidoulin
(Lima, Perú, 1977). Vice-presidente de la Sociedad Hispánica Jules Verne. Ingeniero Industrial. Docente pre-universitario de Matemática. Desde 2004 es propietario y administrador del sitio web "Julio Verne, el más desconocido de los hombres". Es uno de los vernianos más activos en Latinoamérica. Ha escrito artículos sobre el autor que ha publicado en su sitio. También ha traducido al castellano varios textos inéditos del novelista francés.

No hay comentarios

Dejar respuesta