El guía bosquimano Mokum

0
264

Entre los personajes de la novela Aventuras de tres rusos y tres ingleses, cabe resaltar al indígena Mokum, el guía de la expedición científica que se interna en el África austral, cuya inteligencia y audacia destaca Verne reiteradamente a lo largo del relato. El cazador bosquimano conoce mejor que nadie el terreno que pisa, pues según el autor, había acompañado al misionero y explorador escocés David Livingstone, durante sus primeras expediciones por aquella región.

mokum_001
Mokum era un hombre de elevada estatura y poseía un gran desarrollo muscular. No era ya un salvaje como sus congéneres, los antiguos saquas

El bushman Mokum tiene soluciones para casi todo, por ejemplo, resuelve la disputa entre los dos grupos de sabios al respecto de elegir dónde ha de trazarse la triangulación cuando se topan con una selva, y colabora en librar a la expedición anglo-rusa de muchos peligros: mata a un elefante, acuchilla un mono babuino, identifica al espía makalolo que persigue a la caravana, y socorre durante el asalto de los makalolos al monte Scorzef, a los hambrientos expedicionarios, dándoles de comer hormigas. Además, Verne lo describe como oportunista e irónico cuando apuesta con John Murray sobre la caza de un rinoceronte que debe realizarse con un solo disparo.

Asimismo, el autor describe la oposición entre salvaje bueno y salvaje malo, pues Mokum, y en general los nómadas bosquimanos, son presentados como seres pacíficos y hospitalarios, mientras que los makalolos, sus enemigos jurados, son bribones y sanguinarios, por lo que merecen una muerte aún menos honrosa que la de las fieras, ya que son ametrallados en masa durante el asedio final al monte en que se refugian los científicos. De otro lado, el guía bosquimano se muestra también siempre diestro en el manejo de todo tipo de armas, incluso las automáticas, y por último, es un experto en el rastreo de pistas cuando de perseguir una pieza se trata.

mokum_002
El teatro del incendio se fue ensanchando y se profundizaba cada vez más. Un calor muy intenso llegaba hasta el campamento

Sin embargo, desde un punto de vista ecológico, resulta conveniente ver el episodio en que Mokum decide incendiar secretamente un bosque, con el objeto de evitar una discusión entre los bandos de la expedición científica. Hoy en día, quemar todo un bosque para permitir el paso sería muy criticado, teniendo en cuenta que Mokum realizó este acto solo por evitar la disputa entre los dirigentes de los dos grupos. Pero en el mundo salvaje pueden darse estas conductas alejadas de las normas dictadas en el mundo desarrollado, es por ello que el indígena no mide su acción sobre el impacto en el medio ambiente, y tampoco se muestra preocupado por preservar los seres vivos y su hábitat.

En ese sentido, el negro bosquimano solo usa la tierra para vivir y comer de ella. Como en aquella época eran pocos los hombres que habitaban esas regiones, Mokum pudo pensar que podría permitirse de vez en cuando el uso del ancestral procedimiento de la quema de la floresta. Esta técnica es en realidad más propia de grupos sedentarios que de comunidades nómadas, como aquella a la que pertenece el audaz guía africano, auténtico protagonista de la obra y digno de formar parte de la galería de personajes vernianos inolvidables.

Compartir
Artículo anteriorEl faro del fin del mundo
Artículo siguienteJ. R. Kazallon
(Lima, Perú, 1977). Vice-presidente de la Sociedad Hispánica Jules Verne. Ingeniero Industrial. Docente pre-universitario de Matemática. Desde 2004 es propietario y administrador del sitio web "Julio Verne, el más desconocido de los hombres". Es uno de los vernianos más activos en Latinoamérica. Ha escrito artículos sobre el autor que ha publicado en su sitio. También ha traducido al castellano varios textos inéditos del novelista francés.

No hay comentarios

Dejar respuesta