El conde Franz de Télek

0
743
telek_001
Como si algún lazo invisible para él le hubiera atado a la cantante, seguía todas las representaciones que el entusiasmo del público transformaba en verdaderos triunfos en el escenario

Mezcla de ciencia y fantasía, la narración del castillo de los Cárpatos «no es fantástica, sino más bien novelesca», aclara Verne al inicio de su relato. Por tanto, todos los elementos de una aventura fantástica son reunidos en esta historia, donde la ignorancia y la credulidad de los habitantes de Werst en Transilvania, permiten al barón de Gortz y a su fiel científico Orfanik, planear en el castillo un bien montado misterio. Pero el enigmático barón, dueño de la fortaleza supuestamente encantada, encontrará en el joven conde Franz de Télek, no sólo a un rival de amores, sino también al osado intruso dispuesto a desbaratar las viejas leyendas en torno a su ruinoso feudo. Así, la aventura de Télek y de su criado Rotzko, se convierte en un viaje, pues el conde, enloquecido tras la muerte de Stilla, deberá superar una serie de pruebas oscuras y antiguas para descubrir la verdad en medio de un lugar extraño.

Afectado por la temprana muerte de sus padres, el conde Télek, que gustaba cazar osos en su patria, decide viajar por diversas ciudades de Italia, a fin de aliviar sus penas. Es en Nápoles que queda deslumbrado por la belleza de la cantante Stilla en una de sus visitas al teatro de San Carlo. Pero la repentina muerte de la artista lo envolverá en una depresión aún mayor, que lo llevará al borde de la locura.

telek_002
Por fin estaba en aquel castillo en que Rodolfo de Gortz retenía a la Stilla, y sacrificaría su vida por llegar hasta ella

Este suceso y el abandono de su hogar, posterior al deceso de sus padres, tienen lazos estrechos que se repiten en el conde como ecos, con tonos y alturas diferentes, o como reflejos. Télek no puede recuperar a Stilla del lugar sombrío en el que está; para él sólo representa una imagen de la noche que subsiste en el laberinto de su pensamiento, del deseo y la lamentación.

Dada la singularidad del personaje, algunos estudiosos sostienen la teoría que el autor francés se inspiró en historias mitológicas de la antigua Grecia para llamar «Télek» a su protagonista. Marc Soriano plantea que este nombre deriva de Telémaco, hijo de Ulises y prototipo de joven iniciado. Lionel Dupuy, otro especialista, propone que Télek representa en forma cifrada a Teseo, el héroe que vence al temible Minotauro del laberinto de Creta construido por Dédalo, gracias al consejo de usar el hilo proporcionado por Ariadna. Incluso, recrea la posibilidad de existir en la obra el paralelismo: laberinto-castillo, Minotauro-barón de Gortz, Ariadna-Stilla y Dédalo-Orfanik. Teorías sugerentes que intentan determinar el perfil del conde Franz de Télek, protagonista principal a quien lo podríamos resumir como el hombre decidido a resucitar y mantener viva la memoria de su amada Stilla, a costa de su razón.

Compartir
Artículo anteriorJ. T. Maston, secretario del Gun-Club
Artículo siguienteThomas Roch, el científico demente
(Lima, Perú, 1977). Vice-presidente de la Sociedad Hispánica Jules Verne. Ingeniero Industrial. Docente pre-universitario de Matemática. Desde 2004 es propietario y administrador del sitio web "Julio Verne, el más desconocido de los hombres". Es uno de los vernianos más activos en Latinoamérica. Ha escrito artículos sobre el autor que ha publicado en su sitio. También ha traducido al castellano varios textos inéditos del novelista francés.

No hay comentarios

Dejar respuesta