De Verne a Hetzel hijo a causa de “La esfinge de los hielos” en 1896

0
335

Amiens, 1° de setiembre de 1896

Mi querido Louis:

orbis061
   Portada de: “La esfinge de los         hielos”. Editorial Orbis

Envío hoy un manuscrito de la primera parte de La esfinge antártica.[1] Se corresponderá con el capitán Hatteras, pero no hay nada en común entre esas dos obras, ni en los personajes, ni en la acción, y llegará en buena época porque se trata de viajes, de descubrimientos en el Polo Sur. Tomé como punto de partida una de las más extrañas novelas de Edgard Allan Poe: La Narración de Arthur Gordon Pym, la que no será preciso haber leído.

Aproveché todo lo que Poe dejó inacabado y el misterio que rodea a ciertos personajes. Se me ocurrió una idea muy brillante: uno de mis personajes que creía como todo el mundo que esta novela era una ficción se encontrará frente a frente con una realidad. No preciso decirle que fui infinitamente más lejos que Poe. Ya juzgará por usted mismo y espero que mis lectores se interesen mucho y resulten muy atrapados por el sesgo extraordinario de esta obra. Desearía dedicarla a la memoria de Edgard Allan Poe y a todos mis amigos de América. Esta novela me apasionó; veremos si apasiona al público.

No sé si usted está en París; al mismo tiempo que a usted, le escribo a Simon para que me responda mañana -así espero- anunciándome la recepción del manuscrito.

También le dediqué Clovis Dardentor a mis nietos Michel, Georges y Jean Verne. Pienso que no han olvidado esa dedicatoria en el in-18 y en el in-18 ilustrado. Se la recomiendo.

Escribo muy mal, pero es suficiente con que me entienda y me dé noticias suyas.

Saludos a toda su familia, y a usted muy cordialmente.

Julio Verne.


 

  1. Posteriormente La esfinge de los hielos.

No hay comentarios

Dejar respuesta