De Verne a Charles Maisonneuve en 1888

0
379

Amiens, 11 de mayo de 1888

Mi vieja borrica: ¿quieres aclaraciones? Helas aquí: mi única intención es la de hacerme útil, y sacar adelante ciertas reformas urbanas. ¿Por qué mezclar siempre la política y el cristianismo en las cuestiones administrativas? Me conoces lo suficiente como para saber que, en los puntos esenciales, nunca he sufrido ninguna influencia. En sociología, mi gusto es el orden; en política, he aquí mi aspiración: crear, en el gobierno actual, un partido razonable, equilibrado, respetuoso de la justicia, de las elevadas creencias, amigo de los hombres, de las artes, de la vida… Así pues, lo que tú quieres llamar mi “prestigio” no podrá más que servir a las causas respetables.

Añado que, al obligarme mi enfermedad a llevar una vida más sedentaria, me es útil permanecer en contacto con los negocios y con mis semejantes. Mera cuestión de oficio. Muchos de mis colegas son unos exaltados; ya se les calmará. Otros tienen buen sentido. ¡Tanto mejor! ¡Algunos son unos imbéciles! ¡Mejor todavía! Sus opiniones me divertirán. Tengo necesidad de ello.

Tuyo, cordialmente

Julio Verne

Compartir
Artículo anteriorDe Robert Godeffroy a Frédéric Petit, alcalde de Amiens en 1888
Artículo siguienteDe Verne a un lector norteamericano en 1891
(Lima, Perú, 1977). Vice-presidente de la Sociedad Hispánica Jules Verne. Ingeniero Industrial. Docente pre-universitario de Matemática. Desde 2004 es propietario y administrador del sitio web "Julio Verne, el más desconocido de los hombres". Es uno de los vernianos más activos en Latinoamérica. Ha escrito artículos sobre el autor que ha publicado en su sitio. También ha traducido al castellano varios textos inéditos del novelista francés.

No hay comentarios

Dejar respuesta