Alejandro Dumas hijo (1824-1895)

0
159

Al igual que su progenitor, el consagrado Alejandro Dumas padre, este escritor nacido el 27 de julio de 1824 en París, fue también mundialmente conocido, destacando entre sus novelas La dama de las camelias. Soportó la discriminación en su juventud por ser hijo ilegítimo, además de poseer rasgos negros, ya que su padre era descendiente de un noble francés y de una negra haitiana. A causa del estigma de la ilegitimidad, Dumas hijo enfatizó en casi toda su obra el propósito moral de la literatura y, en su novela El hijo natural, expuso la teoría de que, aquél que trae un hijo ilegítimo al mundo, tiene la obligación moral de legitimarlo y casarse con la mujer.

               Alejandro Dumas hijo. Foto por                                     cortesía de Volker Dehs.

Debido al éxito alcanzado por las adaptaciones teatrales de sus mejores obras, Dumas hijo se interesa por incursionar en el arte de las tablas. Es así que cuando conoce a Verne, trabajan juntos en algunas piezas teatrales. Las pajas rotas, la primera obra de Verne representada en el teatro de su padre, fue una pieza en la que colaboró Dumas hijo, quien era solo cuatro años mayor que Verne. En una entrevista al periodista inglés, Robert Sherard, Verne aclara este punto: «Pero el amigo a quien le debo la deuda más profunda de gratitud y afecto es a Alejandro Dumas, el hijo, que conocí a la edad de veintiuno. Nosotros nos hicimos buenos amigos casi al instante. Él fue el primero en animarme. Pudiera decirse que él fue mi primer protector. No nos hemos encontrado desde hace un buen tiempo atrás, pero mientras yo viva, nunca me olvidaré de su bondad ni tampoco la deuda que le debo. Él me presentó a su padre; él trabajó junto a mí en colaboración.»

Con el tiempo, ambos escritores estrecharon sus lazos de amistad, pues solían mantener correspondencia, además del hecho de que Dumas hijo intentó siempre que Verne sea elegido miembro de la Academia francesa, que era uno de sus acariciados anhelos. Lamentablemente este objetivo no se consiguió, aunque él si lo lograría en 1874, a pesar de la oposición pertinaz de Victor Hugo. En una carta dirigida a su editor Hetzel, Verne explica: «Coincidí hace unos diez días en París con Dumas hijo, en el Salón de Subastas. Se me acercó y me habló acto seguido de la Academia. Me ofrece hacer toda la fuerza que pueda en mi favor si tal es mi deseo. Opina que la gestión puede ser un éxito si se unen sus amigos y los de usted, que, a lo que me dijo, no son exactamente los mismos.» A partir de este mensaje, no sabemos si lo que movía a Dumas hijo era el odio que sentía por Victorien Sardou, dramaturgo rival y candidato a uno de los sillones vacantes, o la simpatía que le inspiraba Julio Verne.

Alejandro Dumas hijo, amigo cercano de Julio Verne, quien lo ayudó, sin conseguirlo, a ocupar un sillón en la Academia francesa.

Cuando en 1885, gracias a la influencia que ejerció sobre él en sus años de juventud, su protector, Alejandro Dumas padre, Verne le dedicará su novela Matías Sandorf. «He intentado en esta obra hacer de Matías Sandorf el Montecristo de los Viajes Extraordinarios –declaraba Verne en la presentación que abría la obra–. Le ruego que considere esta dedicatoria como testimonio de mi profunda amistad.» «Cuán acertado ha estado usted al asociar, en su dedicatoria, la memoria del padre y la amistad del hijo –respondió Dumas hijo en una carta que debió de llegarle al alma a Verne–. Nadie hubiese sentido mayor deleite que el autor de Montecristo al leer sus fantásticas ocurrencias, tan luminosas, tan originales, tan avasalladoras. Existe entre su obra y la de usted un parentesco tan evidente que, literariamente hablando, es usted más hijo de él que yo. Y yo siento por usted tanto cariño, y desde hace tanto tiempo, que me resulta muy grato ser hermano suyo.»

Dumas hijo será asimismo uno de los amigos a quienes confía su delicado estado de salud, tras el ataque con revólver, perpetrado por su sobrino Gastón, hijo de su hermano Paul, que lo dejó semi-inválido en 1886: «Sigo con una sola pierna. Tengo la tibia perforada y una cosa así tarda meses y meses en volver a su ser. Así que mi consejo es que si alguien tiene que dejarse meter una bala en la articulación del pie, más vale que lo haga a los veinte años que a los cincuenta y ocho.» Por estos y otros motivos, Verne se mostrará siempre agradecido con Dumas hijo, tanto en su correspondencia como en entrevistas. Alejandro Dumas hijo murió en Marly-le-Roi, el 27 de noviembre de 1895, a los 71 años.

Compartir
Artículo anteriorAlejandro Dumas padre (1802-1870)
Artículo siguienteJacques Arago (1790-1855)
(Lima, Perú, 1977). Vice-presidente de la Sociedad Hispánica Jules Verne. Ingeniero Industrial. Docente pre-universitario de Matemática. Desde 2004 es propietario y administrador del sitio web "Julio Verne, el más desconocido de los hombres". Es uno de los vernianos más activos en Latinoamérica. Ha escrito artículos sobre el autor que ha publicado en su sitio. También ha traducido al castellano varios textos inéditos del novelista francés.

No hay comentarios

Dejar respuesta